1.- La Antijuridicidad.

Concepto. Etimológicamente, la palabra antijuricidad significa lo contrario a derecho; un acto será antijurídico en cuanto haya contradicho el ordenamiento jurídico positivo vigente en un lugar y en un momento determinado. la Antijuricidad es un elemento del delito que implica una relación de contradicción entre un acto de la vida real, por una parte, y las normas objetivas que integran el derecho positivo vigente en una época y en un país determinado, por la otra parte. El delito como acción antijurídica. Para ser delito, la acción típica debe ser antijurídica. Según autores esto no ocurre siempre (Beling) y por lo tanto, es necesario distinguir entre tipicidad y la antijuricidad. Esto se conoce de modo formal, como la relación de contradicción con el ordenamiento jurídico; la acción antijurídica es la acción incorrecta en sentido jurídico.

La Antijuricidad Objetiva / El delito como hecho dañoso.- No es suficiente para que se configure el delito en su objetividad que el hecho humano sea típico, esto es, conforme a un tipo descrito en la norma penal. Además de típico, el hecho ha de ser dañoso u objetivamente antijurídico, lo cual implica la valoración del hecho como contrario a la norma en el sentido de tratarse de un hecho lesivo del interés o bien jurídico protegido.
El contenido así del delito, en su aspecto objetivo, está dado por la lesión del bien jurídico protegido, lo cual se expresa haciendo referencia al daño o al peligro inherente al delito. El daño precisamente, consiste en la lesión efectiva del bien jurídico tutelado, en tanto que el peligro es el daño potencial o la posibilidad del daño y, en ambos conceptos, en armonía, son puramente normativos. Lo que existe en realidad es una acción o un resultado que se valoran como dañosos o peligrosos.

CAUSAS DE JUSTIFICACION / AUSENCIA DE ANTIJURICIDAD.- Las causas de justificación, llamadas también causas de ausencia de antijuricidad, constituyen el aspecto negativo de la antijuricidad. Es decir, que si en la realización de un acto típico existe una causa de justificación, el acto esta intrínsecamente justificado, no es delito; y por lo tanto, no acarrea responsabilidad penal.

Ir a la barra de herramientas