3.1. Teoría de Von Feuerbach.

Para este autor, “dado que una persona puede renunciar a derechos mediante un acto voluntario, el permiso para la realización del hecho, concedido por el lesionado, excluye el concepto de crimen: volenti non fit iniuria. La acción adecuada al permiso sólo debe dirigirse contra el derecho que se halla sometido a la posible disposición del lesionado. Por el contrario, estando el titular privado del derecho de arbitrio libre o siendo éste incapaz para disponer libremente de sí mismo o de lo suyo, el permiso carecerá de eficacia jurídica”. De esta forma, la validez del consentimiento depende de la naturaleza del derecho y de la capacidad de disposición del bien jurídico, cuestiones cuya solución queda adscrita a los principios del Derecho Privado de la época.

Ahora bien, aun cuando sea innegable que los límites de disposición de un derecho solo se pueden deducir de la rama del ordenamiento jurídico en la que tenga su sede natural, con la posición sustentada por Feuerbach el Derecho Penal estaría renunciando a su autonomía, circunstancia comprensible si tenemos en cuenta que para este autor el delito es una lesión del Derecho. Por tanto, el consentimiento consistiría en un permiso que configura la facultad de cumplir una acción de otra manera prohibida.

Ir a la barra de herramientas