“Viraje de Velas” en el TSJ.

“Viraje de Velas” en el TSJ.

Índice de Contenido de este artículo. Deja al final tus comentarios

Consideraciones Jurisprudenciales acerca del Procedimiento Especial de Admisión de Hechos.

En el COPP (2012), la admisión de los hechos se concibe como una alternativa para la prosecución del proceso, a través de la cual se impone una condena al acusado con prescindencia del juicio oral y público. En sentencia Nº 229 de fecha 16/6/17 la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia estableció una interesante doctrina en torno a esta institución procesal, señalando que la admisión de los hechos es una institución cuyos antecedentes dentro del Derecho Comparado la podemos ubicar en el plea guilty americano y en la conformidad española. Que, como afirma Alcalá-Zamora la naturaleza jurídica de la conformidad es la de un allanamiento, pues exige un acto de disposición de la parte acusadora, un juicio de homologación del tribunal acerca del cumplimiento de los requisitos legales y una sentencia vinculada a la petición de condena hallada conforme, siempre que el delito de que se trate no motive la imposición de una pena superior a prisión menor (seis años). Por su parte, en el plea guilty no tienen lugar esas limitaciones a los poderes del tribunal, toda vez que la declaración de reconocerse guilty en el proceso penal inglés da lugar a la inmediata imposición de la pena.

Tiene lugar la aplicación de este procedimiento cuando el imputado consiente en ello y acepta los hechos; en estos casos se puede prescindir del juicio, correspondiendo al tribunal de control dictar inmediatamente la sentencia. Es éste el único caso en que el juez de control asume funciones de sentenciador y no se circunscribe a las funciones contralora y garantizadora (Exposición de motivos del Código Orgánico Procesal Penal, publicado en la Gaceta Oficial N° 5.208, Extraordinario, del 23 de enero de 1998).

Asimismo, la admisión de los hechos es definida por la doctrina como “(…) una de las formas consensuales de tratamiento de las situaciones penales, así como una de las formas de autocomposición procesal mediante la cual, el legislador crea una especial manera de terminación anticipada del proceso con prescindencia del juicio oral y con la condena del imputado (…)” [Vecchionacce, Frank. Segundas Jornadas de Derecho Procesal Penal. Universidad Católica Andrés Bello. Caracas. 1999. Pág. 45]. Se trata entonces de un procedimiento especial que procede cuando el imputado consiente en ello, reconoce su participación en el hecho que se le atribuye imponiéndosele de forma inmediata la pena con una rebaja desde un tercio de la mitad, atendidas todas las circunstancias y considerando el bien jurídico afectado y el daño social causado. Ello, supone además, una renuncia voluntaria al derecho a un juicio que siempre resultaría costoso para el Estado, principio garantizado no sólo por el Código Orgánico Procesal Penal sino por instrumentos internacionales ratificados por la República (SSCP N° 75 del 8/02/2001).

Requisitos.

De acuerdo al artículo 375 del Código Orgánico Procesal Penal (COPP, 2012), deben cumplirse los requisitos siguientes:

  1. En cuanto a la oportunidad procesal “desde la audiencia preliminar una vez admitida la acusación”, ante el Juez de Control, o “hasta antes de la recepción de pruebas”, ante el Tribunal de Juicio. Dicha oportunidad obedece a tres razones: celeridad procesal, ahorrar al Estado los gastos que implica la tramitación de un procedimiento penal y se evita que dicha figura se transforme en una vía de escape judicial para el imputado que en una fase posterior a las previstas en el artículo 375,estando su culpabilidad casi demostrada, pretenda utilizar la admisión de los hechos como un medio de atenuación de la pena (SSC Nº 5097 y 5099 del 16/12/2005).
  2. El juez debe informar al acusado dicho procedimiento, quien debe solicitar su aplicación y manifestar su voluntad “libre y sin apremio” de admitir la totalidad de los hechos objeto del proceso, con la consecuente solicitud de imposición de la pena que corresponda.
  3. El juez deberá imponer la pena, la cual podrá rebajar desde un tercio a la mitad atendiendo a las circunstancias, tomando en consideración el bien jurídico afectado y el daño social causado. Sin embargo, en los casos señalados expresamente en la norma (violación homicidio intencional, secuestro, etc.), el Juez sólo podrá rebajar hasta un tercio de la pena aplicable.

De lo expuesto, se evidencia que lo que caracteriza fundamentalmente este procedimiento especial es que en su aplicación se prescinde del juicio oral, con lo cual, se trata del único caso en que el Juez de Control una vez admitida la acusación fiscal, asume funciones de sentenciador dictando un fallo condenatorio e imponiendo la pena que corresponda al ilícito penal, o en su defecto, el juez de juicio antes de la recepción de las pruebas con prescindencia del debate contradictorio.

Naturaleza jurídica del fallo.

El pronunciamiento del juzgador en funciones de control o en funciones de juicio constituye per se un fallo sui generis, puesto que no se trata de una sentencia en los términos exigidos por el artículo 346 del Código Orgánico Procesal Penal, toda vez que el mismo debe cumplir solo con el establecimiento de los hechos constitutivos del delito por el cual se acusa, la precisión de las circunstancias, el bien jurídico afectado y el daño social causado a fin de aplicar la pena correspondiente, es decir, constituye una resolución que al ser pronunciada con prescindencia del debate propio del juicio no reúne las características de una sentencia definitiva dictada al concluir el proceso penal. Se trata entonces de una decisión que tiene la naturaleza de una resolución, por demás condenatoria.

Por ende, para la Sala Penal los fallos judiciales dictados con ocasión al procedimiento por admisión de los hechos, constituyen resoluciones o autos interlocutorios con fuerza de definitiva que causan gravamen irreparable, por ser, además, condenatoria, toda vez que ponen fin al proceso y tienen su fundamento en la celeridad que ha pretendido imprimirle el legislador al proceso penal así como generar en el imputado un beneficio en la pena que ha de imponer el Estado (SSCP 229-16/6/17).

Procedimiento para impugnar la decisión dictada con ocasión del procedimiento por admisión de los hechos.

Sala de Casación Penal:

  1. Como Apelación de Sentencia Definitiva. – La Sala Penal sostuvo el criterio de que la misma debía impugnarse conforme al procedimiento de apelación de sentencia definitiva (SSCP 553 del 21/10/08 y 535 del 25/10/09; 106 del 24/04/10 y 93 del 5/04/13).
  2. Como Apelación de Autos: En sentencia Nº 529 del 27/07/2015, la misma Sala de Casación Penal estableció expresamente el cambió de criterio y acogió el de la Sala Constitucional quien desde su sentencia N° 90 del 01/03/05, recaída en el caso Claudia Valencia, habría fijado el criterio jurisprudencial de que la decisión que se emita en el procedimiento especial por admisión de los hechos estará sujeta a apelación de autos conforme a los artículos 439 al 442del Código Orgánico Procesal Penal, por lo que el trámite que se le dará en lo sucesivo será el establecido para las sentencias interlocutorias. Este criterio es el que está vigente a la fecha de publicación del presente artículo.

Sala de Constitucional:

  1. Como Apelación de Sentencia Definitiva: A pesar de que la Sala Constitucional sostuvo desde su sentencia Nº 90 del 01/03/05, el criterio jurisprudencial de que la decisión emitida en el procedimiento especial por admisión de los hechos sería impugnable como apelación de autos (art. 440), desafortunadamente y para la inseguridad jurídica del justiciable, dicho criterio se mantuvo por espacio de unos 10 años, ya que, sin motivo y sin razón, sin aviso y sin protesto la Sala CAMBIÒ SU REITERADO CRITERIO y a partir de las sentencias Nos. 940 del 21/07/2015 y 435 del 22/06/18, ordenó  a impugnar el fallo por la vía del procedimiento de sentencia definitiva (art. 445). Dicho criterio fue ratificado en la sentencia Nº 16 del 12/02/19, en la cual se estableció que “ …y estos manifiesten admitir los hechos, la decisión donde se condene a los acusados seguirá el régimen del lapso de apelación de  diez (10) días … es decir, una sentencia definitiva”. Así, a la fecha de publicación del presente artículo, ese es el criterio de la Sala Constitucional quien en su más reciente fallo Nº 083 del 09/04/2021, ratificó los siguiente:  “…tratándose de una decisión dictada conforme al procedimiento por admisión de los hechos el recurso ordinario de apelación, aplicable conforme a la doctrina de esta Sala es el previsto para la apelación de sentencia…”.

“Viraje de Velas” en el TSJ.

Tal como se desprende del inter procesal, la Sala Penal en la citada sentencia Nº 529 del 27/07/2015  decidió cambiar y acoger expresamente el criterio que hasta el 21 de julio de ese mismísimo año (2015) había sostenido la Sala Constitucional (Vid. sentencia 940), en el sentido de considerar la sentencia dictada con ocasión al procedimiento especial de admisión de hecho como un AUTO.

Con lo cual, a juicio de quien suscribe, ese debería ser el criterio que mantenga dicha Sala, al menos, a la fecha de publicación de este artículo (06/05/21).

No obstante, se pregunta este investigador ¿Cuál será ahora el razonamiento que adopte la Sala de Casación Penal visto el marcado “Viraje de Velas” que adoptó la Sala Constitucional a partir de la sentencia 940 del 21/07/2015 , vigente hoy día con el fallo 083 del 09/04/2021 que considera el dictamen dictado con ocasión al citado procedimiento especial como una sentencia definitiva?.

Mis Recomendaciones.

El mencionado “Viraje de Velas”, genera –como se dijo antes- inseguridad jurídica en el justiciable. Mi recomendación, dado que no existe un criterio vinculante, es que el impugnante recurra del fallo dictado con ocasión al procedimiento especial de admisión de hechos, de acuerdo al procedimiento previsto en el artículo 440 eiusdem, es decir, como apelación de AUTOS, pues de hacerlo con fundamento al lapso previsto en el art. 445, corre altísimas probabilidades de que lo declaren inadmisible por extemporáneo.

 

Abg. Roger López.

Déjanos tus comentarios y construyamos conocimiento crítico.

Sobre el autor

ROGER LOPEZ administrator

Ex-asesor Jurídico del Magistrado Presidente del Circuito Judicial Penal Militar. Corte Marcial, Caracas. Abogado Mención Magna Cum Laude. Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas. Especialista en Ejercicio de la Función Fiscal Mención Honorífica Suma Cum Laude. Egresado del Programa de Formación Para el Ingreso a la carrera Fiscal ( Escuela Nacional de Fiscales del MP). Investigador y Conferencista. Litigante. Consultor Penal. Docente pre y postgrado. Telfs.: +58 (0412)973.30.05/(0414)320.11.86 roger@actualidadpenal.net

2 comments so far

GIOVANNY RUIZPublicada el11:10 pm - Ago 28, 2018

INTERESANTE… TENGO DOS PREGUNTA: SI PUEDE REALIZAR SU APORTE ESTARÉ MUY AGRADECIDO.

1.- ¿Puede la victima intentar recurso de apelación contra la sentencia condenatoria en el juicio oral y público?

2.- ¿Puede la victima interponer un recurso de apelación contra una sentencia de admisión de los hechos en la audiencia preliminar?

    ROGER LOPEZPublicada el8:12 pm - Dic 10, 2019

    Respecto a ambas preguntas, la víctima si puede apelar, solo en lo que respecta al cuantum de la penal o la calificación jurídica atribuida a los hechos.

Deja un comentario

Derecho Adjetivo y Sustantivo Penal

Veamos que tan altos son tus conocimientos 

Ir a la barra de herramientas